¿Qué es la queratitis?

La queratitis es una inflamación que afecta a la córnea. La córnea es la estructura más anterior y transparente del globo ocular. Si sólo afecta a la parte más anterior de la córnea (el epitelio), se denomina queratitis superficial. Es la más frecuente. Normalmente se puede curar sin secuelas.

Si afecta a las capas más profundas de la córnea, se denomina queratitis ulcerosa. Es menos frecuente, pero puede ser grave. Ocasionalmente, produce cicatrices en la córnea (leucoma) que, si se localizan en el centro, pueden comprometer la visión.

¿Qué causa la queratitis?

La queratitis tiene muchas causas posibles. Las más comunes son:

  • Ojo seco: el ojo seco puede causar lesiones en la córnea. Las lesiones suelen ser superficiales en forma de pequeñas manchas que afectan principalmente a las partes media e inferior de la córnea. Ocasionalmente, el ojo seco puede causar daños graves que son difíciles de manejar
  • Viral: la más común en este grupo es la queratitis herpética. Este tipo de queratitis es grave, porque se produce en brotes y puede dejar grandes leucomas corneales residuales, en los que está indicado el trasplante de córnea. El diagnóstico y tratamiento temprano con medicamentos antivirales es esencial.
  • Bacteriano (fúngico, amebiano o parasitario): puede ser el resultado de una erosión previa que se ha infectado. Los usuarios de lentes de contacto son mucho más propensos a las infecciones corneales. Otras veces, no se puede identificar ninguna causa. Estos tipos de queratitis son siempre graves y requieren un diagnóstico rápido y la aplicación precoz de un tratamiento intensivo con gotas antibióticas fortificadas para los ojos. La evolución de estas úlceras es ocasionalmente muy agresiva y puede dejar secuelas graves y permanentes.
  • Agua contaminada: El agua puede contener hongos, bacterias o parásitos, todos los cuales pueden causar queratitis. Estos pueden entrar en el ojo y provocar queratitis, aunque es raro que esto ocurra si tienes una córnea sana. El uso inadecuado de lentes de contacto puede aumentar en gran medida el riesgo de que esto ocurra, al igual que otros usos de la superficie de la córnea.
  • Bacterias: La bacteria que causa la gonorrea puede causar queratitis.
  • Herpes: El virus del herpes simple (HSV) y la culebrilla pueden causar queratitis.
  • Lesión: Los arañazos en la córnea pueden causar queratitis no infecciosa. Una lesión también puede exponer el ojo a otros microorganismos, lo que a su vez puede llevar a una queratitis infecciosa.
  • Lentes de contacto contaminados: Muchas de las cosas que causan queratitis pueden vivir en la superficie de los lentes de contacto o en un estuche de lentes de contacto. Por este motivo, siga siempre las prácticas recomendadas a la hora de usar y cuidar sus lentes de contacto.

Usted tiene un mayor riesgo de contraer queratitis si está tomando corticoesteroides, tiene una lesión en el ojo, tiene un sistema inmunológico comprometido o usa lentes de contacto. Aunque siempre debe tener cuidado con la salud de los ojos, tenga especial cuidado en mitigar su riesgo de queratitis si ya está en uno o más de estos grupos de riesgo.

Otras causas: sustancias tóxicas (quemaduras cáusticas o irritantes que entran en contacto con el ojo), alergias y queratitis por exposición (cierre anormal de los párpados, que puede variar de una queratitis leve a muy grave)

¿Cómo se puede prevenir la queratitis?

Siempre que sea posible, se deben evitar las circunstancias que pueden causar la enfermedad: utilizar lágrimas artificiales para aliviar los síntomas del ojo seco, usar gafas de sol, visitar al oftalmólogo en caso de traumatismo (lesiones que pueden infectarse), asegurar una higiene meticulosa al limpiar las lentes de contacto, etc.

En muchos casos, sin embargo, no existen directrices para prevenir la queratitis. Es importante visitar al oftalmólogo si aparece alguno de los síntomas anteriores. Como siempre, un tratamiento rápido mejora el pronóstico.

Cuidado Adecuado de los Lentes de Contacto

Muchas personas no cuidan adecuadamente sus lentes de contacto, exponiéndose a una gran cantidad de peligros para la salud de los ojos. La queratitis no es más que uno de los muchos problemas potenciales derivados del uso y almacenamiento inadecuados:

  • Use sus lentes de contacto como se lo haya recetado su médico. No use lentes de contacto de uso diario en la noche, ya que esto puede conllevar a complicaciones.
    Quítese los lentes de contacto en cualquier situación en la que sus ojos se puedan mojar, incluyendo mientras se ducha o nada.
  • Toque sus lentes de contacto sólo con las manos que han sido lavadas con agua y jabón, y luego secadas con una toalla sin pelusa.
  • No enjuague ni guarde los lentes de contacto en agua. No utilice soluciones salinas caseras.
  • No utilice una solución salina como desinfectante. Estas soluciones no tienen propiedades desinfectantes.
  • Siempre limpie y guarde sus lentes como se lo indique su médico.
  • Nunca reutilice la solución de limpieza. Sólo utilícela de su botella original, la cual debe tener cuidado de mantener estéril. Nunca deje que la punta del biberón toque otra superficie.
  • Revise su estuche de almacenamiento con regularidad para ver si está dañado.
    Pida a su médico que revise periódicamente sus lentes de contacto para detectar cualquier deformación, ya que pueden cambiar de forma con el tiempo y causar problemas.
  • Asegurarse de tener su rutina memorizada, o al menos completamente anotada en algún lugar, puede ayudar mucho a mantener sus ojos seguros. Las lentes de contacto van directamente sobre el ojo. Es importante que te tomes en serio su uso. Si bien los riesgos son ciertamente manejables, los errores equivocados pueden costarle.

Tratamiento de la queratitis

El tratamiento adecuado de la queratitis depende de la causa de fondo.

  • Queratitis bacteriana: Las infecciones bacterianas leves sólo requieren gotas antibióticas y nada más. Las infecciones bacterianas más graves pueden requerir que tome antibióticos orales, lo cual puede tener efectos secundarios más graves.
  • Queratitis por hongos: La queratitis por hongos generalmente requiere gotas oculares antimicóticas y medicamentos antimicóticos orales.
    Queratitis viral: Esta forma requerirá tanto gotas para los ojos antivirales como medicamentos orales. En algunos casos, se pueden necesitar lágrimas artificiales si el virus está causando que los ojos se resequen.
  • Queratitis parasitaria: El pequeño parásito que puede causar queratitis parasitaria, la acanthamoeba, puede presentar varios problemas. Aunque a veces se puede tratar con gotas antibióticas para los ojos, esta forma puede ser resistente. En los casos más severos, un transplante de córnea puede ser el único tratamiento viable.
  • Queratitis no infecciosa: Generalmente, la queratitis no infecciosa es la forma menos preocupante de queratitis. Es posible que sólo requiera el uso de lágrimas artificiales para cualquier tipo de secado, mientras espera a que el rasguño sane. En algunos casos, puede ser necesario el uso de medicamentos tópicos para los ojos si existe la preocupación de que se produzcan más complicaciones.

En los casos en que la medicación no sea efectiva o haya habido demasiado daño permanente en el ojo, su médico puede determinar que necesita un trasplante de córnea. Si bien esto es más común en el caso de la queratitis parasitaria, también puede suceder si el paciente retrasó el tratamiento por demasiado tiempo o si ha estado lidiando con síntomas especialmente severos.

Los trasplantes de córnea pueden tener resultados variados dependiendo de la naturaleza de la condición que justificó la cirugía, la severidad del daño y otros factores.